Silencio… cobarde

Por Antonia Arévalo @AntoniaAreval

silencio-cobarde-852331-o (1)

Me encanta el silencio, ese silencio que llega donde no alcanzan las palabras, donde sobran las palabras, ese silencio que surge del alma, del corazón, del amor, la esencia, de la conexión. Ese silencio que surge de las emociones más auténticas. Ese silencio que nos acompaña en los momentos intensos.

Cuando se ama y llega ese momento en que ya sobran las palabras, en que se puede estar a su lado en ese silencio que envuelve, que acompaña, que deja espacio para sentir la intensidad de la emoción, cuando fluye el amor, cuando no necesita adornos, cuando la mirada silenciosa expresa la apertura del alma. Me encanta!

Cuando acompañamos en la tristeza a alguien querido y tampoco son necesarias las palabras porque no hay palabras de consuelo y en silencio le abrazas, en silencio le dices estoy aquí contigo para lo que haga falta. Me encanta!

Cuando acompañamos en la alegría a alguien querido por la consecución de un reto, una meta, porque se siente satisfecho y el amor hace que se nos caiga la baba de orgullo, de nuestra propia satisfacción por el éxito del otro, cuando el sentimiento de orgullo nos desborda y deja corta a las palabras y entonces le abrazas y saltas y confieso que yo lo acompaño de un ahahaiiiiii!!!. Me encanta!

Acompañar al otro en su silencio, cuando lo que necesita es reflexión, sin pretender llenar su silencio con nuestras palabras, nuestras reflexiones, nuestras preocupaciones, dejando el espacio a las suyas propias, solo acompañando. Me encanta!

Nuestro propio silencio, cuando estamos ante una decisión difícil o un momento complicado, cuando somos capaces de acallar nuestra mente y centrarnos en el sentimiento, en la intuición, en el ritmo del latido, cuando a través del silencio más profundo indagamos en lo que sentimos en lo que necesitamos. Me encanta!

Hay emociones, sentimientos que sólo el silencio puede expresar, que se estropean cuando nos empeñamos en acompañarlos de palabras, créeme, no hacen falta! No rompas ese silencio, ese silencio reconforta a quien lo recibe, reconforta a quien lo da. Y….sin embargo…cuanto nos cuesta acallar las palabras.

“El camino a todas las cosas grandes pasa por el silencio” – Friedrich Nietzsche
 
“No hables a menos que puedas mejorar el silencio” – Borges 
 
Hay otro silencio que no soporto y ya lo siento, pero sí hay cosas que me enervan! Y una de ellas es el silencio cobarde, ese que se utiliza cuando lo que son necesarias son las palabras, ese que se utiliza para cubrir la cobardía ante una situación, ese con el que se intenta cubrir con un tupido velo, a ver si así se pasa, se evapora, desaparece, se olvida, se desvanece… No lo soporto!

Ese silencio que impide cerrar, ese silencio que nos deja suspendidos en el limbo, nos confunde, nos agota, nos hunde. Ese silencio que da paso a la interpretación, a las interpretaciones, porque deja tanto espacio…que todo cabe. No lo soporto! Me parece de cobardes!

Y lo siento si suena a juicio y respeto que cada uno hace lo que puede, pero…seguro que no podemos más? Ese silencio lleva implícito una nota de desprecio, Seguro qué es eso lo que queremos transmitir? Es desprecio lo que sentimos? Ese silencio está lleno de ruidos, ruidos contaminantes, Seguro qué es eso lo que pretendemos? Contaminar, ser tóxicos? Ese silencio deja desvalido a quien lo recibe, Seguro qué es eso lo que queremos para el otro? Machacar? Ese silencio es alimento para la distancia, para el problema, siempre los agranda, jamás un problema desaparece ante el silencio, muy al contrario, lo multiplica exponencialmente, Seguro que es esa nuestra intención? Empeorar la situación? Si las respuestas son sí, me quedo corta con lo de cobarde. Si las respuestas son no, cabe reflexionar sobre cómo cambiar, cómo llenar con palabras, como mantener esa conversación difícil, no te parece? Y si lo que piensas es que hablando será peor… recuerda qué es lo que estás transmitiendo con tu silencio: Cobardía, desprecio, toxicidad, desvalía, agresividad… Tú decides!

“A veces el silencio es la peor mentira” – Miguel de Unamuno
 
Un abrazo enorme a quienes mantienen el silencio sincero, a quienes afrontan las conversaciones difíciles, a quienes se acercan a su mejor versión!

Os dejo con Simon & Garfunkel, The sound of silence:

“..la gente charlaba sin hablar, 
la gente oía sin escuchar, 
la gente escribía canciones 
que ninguna voz compartiría. 
Nadie se atrevía… 
a romper el sonido del silencio”

Publicado en Mayeutika. Post original aquí.

Del mismo autor en este blog:

Nuevas Estrategias, Viejas Culturas… Colisión inminente

Discúlpame si no te llamo Líder

XXI, el siglo de la espiritualidad

Seguir leyendo:

El Silencio

20 notas pequeñas sobre comunicación

El poder de la resonancia colectiva

Si te ha interesado este post, no olvides dejarnos tus comentarios. También apreciamos que los compartas con tus amigos y contactos en las redes sociales. Muchas gracias.

Share

Esta entrada fue publicada en Pensamiento estratégico y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Silencio… cobarde

  1. Pingback: Silencio… cobarde, por @AntoniaAreval | ...

  2. mrm dijo:

    Comentarios en Linkedin

    Precioso post de Antonia Arevalo, vía Mariano Ramos Mejía. Sobre el poder del silencio, el que conecta con la esencia… Y aquel que quema puentes en vez de construirlos.

  3. mrm dijo:

    Comentarios en Linkedin

    Antonia Arevalo
    Gracias!!

    Beatriz Arroyo Carrasco
    A ti por tu estupendo post, Antonia Arevalo:-)

    Ana Bella Martin
    PRECIOSO. Me gusta especialmente el lenguaje que utilizas. Claramente estás conectada con la esencia y comprometida con tu desarrollo y crecimiento emocional. Enhorabuena por ello.

    Beatriz Arroyo Carrasco
    Si es por mí, Ana Bella Martin, te lo agradezco de veras porque cuando estás en búsqueda activa es muy importante y bonito ver que las personas te siguen tratando como una profesional:-) Orgullosa de tener buena gente (aparte de profesionales) en mi red. Un buen fin de semana:-)

    Ana Bella Martin
    Por supuesto que me refiero a ti, Beatriz Arroyo Carrasco. La vida recompensa la autenticidad y el foco de quienes buscan activamente, como tú, aquello que desean. Mucha suerte (pero de esa que Alex Rovira denomina “la buena suerte”. Esa es la que te deseo!.

    Beatriz Arroyo Carrasco
    Qué alegría me da cuando os leo estas cosas. Algo se estará haciendo bien:-) Y encima sin ponernos cara siquiera. Muchas gracias por el apoyo, Ana Bella Martin. Soy solo una de tantísimos aquí, por desgracia. Ni más ni menos. Buen fin de semana:-)

    Beatriz Arroyo Carrasco
    Por cierto… De Regalo… https://www.leadersummaries.com/ver-resumen/la-buena-suerte#

    Ana Bella Martin
    Muchísimas gracias Beatriz. Es un libro que tengo y he leído hasta 3 veces (alguna de ellas con mis sobrinos que no se movían ante la lectura del relato), jejeje.

    Antonia Arevalo
    Me encantan esos buenos deseos y estas ganas sinceras de compartir! Gracias por el ejemplo!

    Beatriz Arroyo Carrasco
    Antonia, de verdad que para mí es algo natural, no le veo mérito alguno. Compartir lo que de bueno se encuentra por el camino es un acto naturalísimo, dentro y sobre todo fuera de la red. Con los nuestros, los cercanos, amigos de siempre, familia. Y si algo digno de ser leído no es compartido, tan solo nutre al que lo escribe. En eso consiste la comunicación eficaz, en un intercambio de experiencias y conocimientos. O en difundir desde el ético interés de informar objetivamente al otro. Simple:-) Te felicito a ti por el post, un abrazo.

    Yony oswaldo Lastreto delgado
    thank you my friend

Deja un comentario